El Valle Salado de Añana entrega a la UPV/EHU la placa de Colaborador Científico



El Valle Salado de Añana ha sido hoy escenario de la entrega a la UPV/EHU de la placa de Colaborador Científico, como reconocimiento a la importante labor que realiza la Universidad en ese paisaje de la sal único en el mundo. El acto público ha estado encabezado por el diputado general de Alava y presidente del Patronato de la Fundación Valle Salado Ramiro González y la rectora de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea Eva Ferreira.

La relación directa de la UPV/EHU con el Valle Salado de Añana comenzó en el año 1999, cuando la Diputación Foral de Álava puso en marcha el Plan Director para la recuperación integral de las salinas. Pero no fue hasta julio del 2016, cuando la Universidad del País Vasco y la Fundación Valle Salado de Añana/Añanako Gatz Harana Fundazioa firmaron un Acuerdo Marco de colaboración para el fomento, el desarrollo y la divulgación de estudios e investigaciones en el Valle Salado de Añana.

Este acuerdo partía de la base de que la consolidación, recuperación y gestión integral del valle y su entorno es beneficioso para la sociedad y para el patrimonio alavés, vasco e internacional, por lo que era necesario ponerse el objetivo de investigar, recuperar y conservar la cultura material y medioambiental de las salinas.

Durante estos más de 20 años de trabajo se han realizado numerosas investigaciones, que han sido publicadas en revistas y libros de prestigio internacional. Asimismo, se han finalizado tesis doctorales y se han impartido numerosos cursos y másteres para difundir los importantes resultados alcanzados.

Como ha recordado el diputado general Ramiro González, todo este trabajo ha propiciado importantes avances y descubrimientos científicos, “como por ejemplo que el Valle Salado de Añana es la salina en activo más antigua del mundo, con más de 7.000 años de historia o que esta sal es más rica en oligoelementos que el resto de las del mercado. También hemos logrado que la FAO nos reconozca como un Sistema del Patrimonio Agrícola Mundial. Por todo ello, nuestro agradecimiento a la UPV/EHU por su gran apoyo y por esta colaboración simbiótica entre patrimonio y ciencia con la que vamos a seguir”.

Como principales protagonistas de esos trabajos se encuentran la Cátedra UNESCO Paisajes culturales y Patrimonio y la UFI ‘Global Change and Heritage’, que cuenta con cuatro grupos de investigación consolidados cuyo trabajo abarca áreas tan diversas como Patrimonio Construido; Química Analítica Ambiental; Hidrogeología, Geotecnia y Medio Ambiente; o Biómica de Hongos y Bacterias.

El trabajo y asesoramiento de la UPV/EHU ha ayudado también a que el Valle Salado haya logrado importantes reconocimientos internacionales, como el Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural-Premio Europa Nostra o el reconocimiento del Valle Salado como un Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Por su parte, la rectora de la UPV/EHU ha agradecido este importante reconocimiento: “Y con él la confianza depositada en la universidad pública vasca –ha declarado–. El trabajo de nuestra universidad, en el Valle Salado de Añana, se encarna en muchas personas, que han desarrollado su labor, además, desde muy distintas perspectivas: arqueología, hidrología, química analítica o microbiología. Son ellas y ellos quienes hacen la UPV/EHU, quienes merecen este reconocimiento y quienes dan la verdadera medida de la excelencia investigadora de nuestra institución”.

En definitiva, el acuerdo entre ambas instituciones continuará con la importante labor de promover estudios e investigaciones y proyectos de I+D+I, así como divulgando a la sociedad los hallazgos de uno de los laboratorios de investigación al aire libre más importante del mundo.

Fotos:



Fuente: Valle Salado de Añana

0 comentarios